logo

El arte de la Kinesiología 30 Octubre, 2017

Normalmente en los equipos de fútbol los reconocimientos por altos logros los obtienen los deportistas, entrenadores, preparadores físicos y hasta los directivos, y es más que normal, pero poco se le da valor y protagonismo a la labor de quienes a diario y de forma callada atienden las necesidades de los futbolistas dentro y fuera de un campo de juego porque son de perfil bajo.

A ellos los encontramos en las canchas del fútbol aficionado, en el fútbol de alto rendimiento y en otros deportes; su labor eficiente siempre dará resultados. Este es el momento de recordar a través del tiempo y de reconocer a esta profesión incondicional que históricamente ha sido valorada pero con poco reconocimiento ante la gente del común.

Este texto pretende agradecer, enaltecer y valorar a todos aquellos que fielmente estuvieron a la sombra de grandes técnicos y preparadores físicos ayudando para que los deportistas siempre estuvieran aptos para la competencia en nuestra querida Selección Antioquia desde los tiempos del primer título en 1938 con el alemán Leo Hirachfeld hasta nuestros días y por supuesto a los que se han expuesto a la lluvia y al sol en el fútbol aficionado. Desde ya activamos el reloj para la cuenta regresiva para llegar al centenar de vueltas olímpicas por parte de nuestra Selección.

LA IMPORTANCIA DEL KINESIÓLOGO

A veces nos preguntamos qué es un kinesiólogo, qué hace y para qué sirve, además, del por qué se ha convertido en un profesional tan importante en la rutina diaria de un plantel profesional o aficionado que va de frente por unos objetivos; ese profesional siempre está pendiente de las dolencias físicas de los deportistas y siempre está listo para ayudar en toda clase de dolencias.

La palabra kinesiología viene del griego Kínes (movimiento) y Logos (estudio): Estudio del movimiento. La kinesiología es una disciplina que estudia la actividad muscular del cuerpo humano, es un conjunto de métodos curativos que se emplean para restablecer la normalidad de los movimientos del cuerpo humano y conocimiento científico que se tiene de estos métodos. La kinesiología es fundamental para el análisis y tratamiento de problemas, en un principio al sistema neuromuscular esquelético y luego con el sistema del cuerpo que se ve afectado por padecimientos.

Un kinesiólogo es especialista en la mejora, mantenimiento de la capacidad fisiológica del individuo y la prevención de sus alteraciones; su formación le permite intervenir en la recuperación y rehabilitación psicomotora, mediante la aplicación de técnicas y procedimientos de naturaleza física. Él con la ayuda de diferentes métodos equilibra el cuerpo, corrige las disfunciones y malas condiciones del deportista.

El alto rendimiento exige un buen kinesiólogo, que ayude en la prevención, rehabilitación y adecuado entrenamiento atlético. Este profesional incluye en su trabajo la detección de patologías en relación con el movimiento y la utilización de usos terapéuticos, preventivos y alto rendimiento utilizando como prioridad la evaluación del movimiento con respecto a la fisiología, la anatomía y la biomecánica. Lo mejor es que esta profesión es aplicable a individuos de cualquier edad.

 

KINESIOLOGÍA Y FISIOTERAPIA

Para no herir susceptibilidades es importante diferenciar entre kinesiólogo y fisioterapeuta. El primero se dedica a evaluar inconvenientes que se producen en un movimiento de acuerdo a la anatomía, la fisiología y la biomecánica. El segundo, en cambio, se encarga de la aplicación de las técnicas terapéuticas para revertir el problema ya identificado. Y acá le damos el valor necesario que cumplen en sus funciones, pero remarcamos el papel profiláctico de la kinesiología como protagonista multidisciplinario dentro del entrenamiento deportivo y la alta competencia.

El kinesiólogo a través de la historia, aunque no haya tenido el título profesional fue y ha sido quien entrega técnicas de masajes, quien coordina trabajos de elongaciones, quien orienta los medios físicos de hielo o agua caliente, es quien garantiza la preparación del aparato motor para las acciones que exigen esfuerzos musculares significativos, es quien hace un buen vendaje, es quien regula la hidratación y es quien aplica una inyección o da una vitamina. Es un “todero”.

La kinesiología depende del área médica. Después del tratamiento y la rehabilitación del jugador es necesario un reintegro deportivo que sea apropiado. El trabajo en conjunto entre el kinesiólogo y el preparador físico permite que realmente el jugador pueda rendir como era antes, es decir, nunca se trabaja a ciegas porque reiteramos que los kinesiólogos desarrollan su labor en la prevención de lesiones, determinando como realizar las puestas a punto y lo que debe realizar un futbolista élite después de entrenar y competir.

UN RECORRIDO HISTÓRICO

La historia dice que a partir de los juegos olímpicos de Moscú en 1980 las delegaciones comenzaron a utilizar a los kinesiólogos. En Colombia, los equipos profesionales comenzaron a darles la real importancia a los profesionales de este oficio desde 1995 y comenzó a expandirse entre los equipos aficionados y seleccionados departamentales.

Nuestra amada Selección Antioquia a través de la historia se ha caracterizado por tener muy buenos kinesiólogos. Antes, un kinesiólogo era empírico y podía tener otros cargos como el de la utilería, bastaba con que supiera hacer masajes, que aplicara inyecciones, que tratara con hielo, que manejara bien los vendajes e hidratara bien a los deportistas, pero con el paso del tiempo y la necesidad de tener profesionales, este oficio fue evolucionando haciéndose más reconocido y valorado por los equipos de fútbol.

Nombres de grandes kinesiólogos que han pasado por las selecciones antioqueñas son muchos. Acá trataremos de recordar y reconocer al máximo a muchos de ellos. Para comenzar, digamos que la Selección Antioquia obtuvo su primer título a nivel nacional en 1938 bajo la dirección técnica del alemán Leo Hirachfeld en la ciudad de Medellín. Dice la historia que quienes lo acompañaban hacían múltiples labores en la preparación física, utilería y kinesiología, pero fue el peruano Pedro Monteblanco Martínez quien llegó para ese año a cumplir con esta función en la Selección Antioquia, posteriormente pasó por Atlético Municipal, Atlético Nacional e Independiente Medellín. Al parecer lo mismo ocurrió con las selecciones de mayores campeonas de 1947 con el argentino Fernando Paternóster.

En las selecciones campeonas de Efraín el “Caimán” Sánchez de 1962 y 1964 nuevamente Pedro Monteblanco realiza esta labor, en esta ocasión era acompañado por un jugador de esa misma selección juvenil al que le decían “Malaza” Vargas, equivale a decir que jugaba y hacía las veces de segundo kinesiólogo, ambos eran pagados por el Deportivo Independiente Medellín, este dato fue suministrado por el mismo profesor Efraín Sánchez desde Bogotá, ciudad donde reside lleno de salud a sus 91 años. Se podría afirmar con certeza que el primer kinesiólogo oficialmente contratado por la Liga Antioqueña de Fútbol fue Roberto Fonnegra en 1967. Fue la Selección campeona del profesor Rodrigo Fonnegra quien obtuvo la sexta estrella para los nuestros en la ciudad de Armenia. Allí Roberto el hermano del técnico hacía las funciones del kinesiólogo.

En 1969 llegó la era del técnico más ganador en la historia de nuestra Selección Antioquia, al frente de la verde y blanca el profesor Humberto “Tucho” Ortiz quien llegó para para ganar 10 títulos, con juveniles y mayores. Además fue campeón en juegos atléticos nacionales de Ibagué en 1970; fue sin duda una época dorada para la Selección Antioquia. En todas las selecciones que el “Tucho” dirigió siempre estuvo Benigno Tamayo quien fue su kinesiólogo. Para 1973 ya aparecía haciendo “pinitos” en este arte John Jairo la “Rata” Restrepo quien heredó el cargo de Tamayo.

Los títulos 14 y 15 de la Selección Antioquia en Juvenil y Mayores respectivamente, los obtuvo el profesor Justo Lopera en 1976. La Selección que dio la vuelta olímpica en Bogotá tenía jugadores como Fabio la “gallina” Calle, Ricardo Eusse, Néstor Congote, John Jairo Carmona, Hernán Darío el “arriero” Herrera y Hernán Darío “bolillo” Gómez. En esa Selección estuvo como kinesiólogo Benigno Tamayo quien también dio vueltas olímpicas del 78 y 79. Tamayo trabajó toda la vida en el Deportivo Independiente Medellín.

En 1981 Luis Alfonso Marroquín es el elegido para orientar los destinos de la Selección Antioquia Prejuvenil en reemplazo de Ramiro Monsalve. Esa Selección repitió título en 1982. En ambas conquistas estuvo la “Ratica” Restrepo quién luego pasó a ser kinesiólogo del Atlético Nacional siendo campeón de la Copa Libertadores en 1989 y posteriormente trabajó con la Selección Colombia de mayores del Doctor Francisco Maturana García haciendo presencia en los mundiales de Italia 90 y E.U. 94.

Hugo Castaño recibió el testimonio como en las carreras de relevos del atletismo y en 1983 con una Selección Prejuvenil se alzó con el título en Ocaña, Santander. Su kinesiólogo era José el “gago” González, ese mismo año, Luis Alfonso Marroquín, dirigió la Selección Juvenil que da otra Copa más. Participaban en la Copa Coca Cola en donde Antioquia gozó de los títulos consecutivos hasta 1984. En esas selecciones aparecían entre otros: Leonel Álvarez, Gildardo Gómez, Luis Carlos Perea, René Higuita, Jorge Iván Hoyos, Rubén Bedoya y Marcos Velásquez. Este mismo año la Selección de Mayores orientada por francisco el “Bogotano” González, también trae el trofeo de Bucaramanga, es el año de la aparición de Jorge el “Peludo” Orrego que igualmente acompañó posteriormente a las selecciones Sub 23 del profesor Jairo Ríos y a la Selección campeona de los juegos nacionales en Villavicencio 85.

La categoría Sub 23 siguió dando triunfos; en 1985 la toma el profesor Pedro Pablo Álvarez. Al grupo de trabajo llega como kinesiólogo José el “Gago” González, quien permanece con las ganadoras selecciones de 1986 otra vez con Pedro Pablo Álvarez y la de 1987 con el profesor William Borja. Este mismo año, Juan José Peláez dirige la Selección Prejuvenil y aparecen como actores de reparto Eladio Tamayo y Gustavo Ochoa encargados de la utilería y la kinesiología en la Selección.
La Selección Prejuvenil de 1987 que dirigió el profesor Juan José Peláez y que fuera la base para la Selección Colombia del suramericano de Argentina en 1988 fue acompañada por el eterno Jorge Buitrago, él tuvo la misma misión en el Medellín por muchos años. En el poderoso reemplazó a su padre don Manuel Buitrago que practicaba el mismo oficio. La base de ese año eran jugadores como Víctor Marulanda. Giovanny Cassiani, Héctor Mario Botero, Andrés Cadavid, Carlos Jiménez, Gustavo Restrepo, Danovis Muñoz y Carlos Castro.

Para 1988 el kinesiólogo oficial ya era Eladio Tamayo, con la Juvenil de Carlos “Piscis” Restrepo. En 1989 con Juan José Peláez en otra Juvenil, 1990 con el “Campeón de la vida” Luis Fernando Montoya, en 1991 repitió título con “Piscis” y para 1992 Eladio emigró al fútbol profesional con el Envigado Futbol Club. Eladio Tamayo dio todas las vueltas olímpicas que le sirvieron luego para laborar en el fútbol de primera división.

La recordada Selección Antioquia del profesor Luis Fernando Montoya de 1993 entregó la alegría número 38 para nuestro departamento. Jugadores como Néider Morantes, Iván Ramiro Córdoba y Juan Pablo Ángel fueron base Para la Selección Colombia Juvenil que participó en territorio boliviano en 1995. A esta selección Antioquia fue llevado otro de los que se ha ganado la vida con este oficio, se trata de Juan Fernando Pulgarín el popular “Polo” quien además perteneció a la nómina del Atlético Nacional por muchos años.

El hoy director deportivo de la Liga Antioqueña de Fútbol, Jesús “Chucho” Ramírez se apuntó con la estrella número 39 con una Selección juvenil en 1994. Dice la historia que el preparador físico Ricardo Lagoueyte hacia las funciones del kinesiólogo.

El primer título ganado por Antioquia en la rama femenina se obtuvo en 1995 bajo las órdenes de Margarita Martínez. Repitió conquistas en 1998 y en el 2000. Acá el reconocimiento por la labor kinesiológica se lo lleva Margarita Arias quien realizó esta labor siendo ya una profesional de la fisioterapia.

En 1996 el fútbol de la Prejuvenil con el “Bogotano” González y la Sub 23 de William Borja son campeones nacionales. Camilo González, un científico del tema acompaña al “Bogotano” como kinesiólogo y a Borja lo acompaña Gonzalo García “Leviña” en el mismo cargo. Este año fue testigo de los títulos 42 y 43 para las selecciones “Maiceras”. La Selección Prejuvenil campeona de 1998 con Guillermo “Chiqui” Londoño tuvo a Carlos Cuartas como el hombre responsable de la kinesiología.

Carlos Gómez, el “Peludo” Jorge Orrego y Margarita Arias estuvieron en los títulos de 1998 con Guillermo el “Chiqui” Londoño” en la Prejuvenil, Roviro Gómez con la Juvenil y con Margarita Martínez al frente de la damas respectivamente. Fue un año de tres títulos que seguían acomodando trofeos en las instalaciones de la liga Antioqueña de Fútbol. Jorge Orrego seguía los procesos y con Wilson Hernández fue campeón con la categoría Senior Máster en al 2000 en la ciudad de Neiva.

Comenzando el nuevo siglo llega a la Liga Alejandro Orrego, son más de 15 años de este Tecnólogo Deportivo del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid al frente de la kinesiología con las diferentes selecciones antioqueñas Infantiles, Prejuveniles, juveniles y femeninas, además de acompañar al fútbol Sala. Ni el mismo “Alejo” sabe cuántas vueltas olímpicas ha dado, lo cierto es que es ganador y responsable con su trabajo que le ha permitido inclusive ser llevado a la Selección Colombia de Futsal a dos Mundiales y a diferentes procesos con el baloncesto profesional de Antioquia.

En los últimos años la labor de la kinesiología con la Liga Antioqueña la ha alternado igualmente Juan Carlos Muñoz “Lennon”, quien también ha ejercido como técnico fútbol aficionado y en el fútbol femenino con el Envigado en la nueva Liga profesional colombiana.

EL RECONOCIMIENTO

La intención de este recuento ha sido de reconocer la gran labor ejercida por los kinesiólogos empíricos y profesionales que han pasado a través de la historia de la Liga Antioqueña de Fútbol y de aquellos que aun sin pertenecer a una Selección han aportado desde sus clubes apareciendo en las canchas del fútbol aficionado como Alberto Moreno “calentano”, Juan Guillermo Medina, Carlos Rojas y Carlos Arango del Medellín; Jairo Grisales, Carlos Mario Álvarez y Gerardo Madrigal en Atlético Nacional; Jafeth Orejuela del Envigado, Amaury Montes en las Águilas de Rionegro y Gleyder Osorio en Leones de Itagüí.

Todos ellos son fundamentales en la estructura de una organización deportiva, ellos se convierten en los consejeros de los deportistas y a la vez en hombres de confianza para la prevención, recuperación y tratamiento de lesiones. Reconocimiento y agradecimiento para todos los kinesiólogos que convierten el deporte en la confianza de un rendimiento óptimo.

Actualmente toma fuerza desde Europa la aparición del Readaptador Físico. El fútbol es pionero en incorporar esta nueva figura multidisciplinaria de un equipo u otra modalidad deportiva. La misión del Readaptador Físico es simple y llanamente la que ejerce un kinesiólogo; prevenir, recuperar y regenerar una lesión deportiva.

Sede: Carrera 75 No 48-53 // PBX: 260 17 15 // Medellín - Colombia

Copyright © Todos los Derechos Reservados. Estrategia digital: kdm.com.co